not3

Una mezcla entre artesanías y productos de la cocina gourmet ecuatoriana en un espacio cuyo concepto es similar al de una galería de arte.

Así se podría definir la Galería Ecuador Gourmet, una casa de dos pisos, paredes blancas y fachada de ladrillo visto ubicada en la calle Reina Victoria, en el barrio La Mariscal. La idea, según Adriana Alomía, propietaria de este espacio, fue diseñar un lugar en el que confluyan las mejores marcas artesanales del país.

El aroma del cacao es penetrante. La sala de cuatro metros de largo y tres metros de ancho, piso de madera y estanterías color caoba está atiborrada de chocolates finos de aroma -todos producidos en el país-. El famoso Pacari de hierbaluisa recomendado por la conductora de televisión estadounidense Oprah Winfrey, el concentrado de café de Caoni, el chocolate de Puerto Quito con diseño de colibrí incluido de Cacaoyere… Esta es sola una de las 14 salas de la Galería Ecuador Gourmet.

A unos pasos de la sala de café y chocolate, los aromas terrosos, tostados y amargos dan paso a unos más suaves y delicados. La sala de hierbas aromáticas y especies está bañada de olores lavanda, miel, canela, jazmín y maracuyá provenientes de cremas y jabones. El más llamativo es uno con fieltro de lana de alpaca elaborado por una comunidad de la Sierra.

En el interior de esta casa prima uno de los conceptos básicos de una galería: pasear con libertad de una sala a otra. A diferencia de otras galerías, aquí sí se pueden tocar, oler y hasta comer algunos de los productos que se exhiben. Lo esencial -dice Alomía- es la etiqueta. Todos los productos la tienen. Desde los tragos de la sala de licores y habanos hasta las cucharitas de concha de nácar de la sala de artesanía fina.Además del nombre, las etiquetas incluyen el lugar en el que fueron elaborados. Una de las más coloridas es la que cuelga de las artesanías confeccionadas por las mujeres de Simiátug -una comunidad andina de la provincia de Bolívar, ubicada a 4 300 metros de altura, a espaldas del nevado Chimborazo-. Los diseños de bolsos, fundas, mochilas, shigras, bufandas, forros para carpetas y agendas están poblados de paisajes andinos de colores rojos, amarillos, verdes y violetas en tonos fuertes.

Una de las salas más acogedoras es la de libros, música y video. En ella, los escaparates están llenos de libros de fotografía de paisajes ecuatorianos en gran formato. Las obras de Jorge Anhalzer, María Emilia Moncayo y Pablo Corral Vega, entre otros fotógrafos ecuatorianos, se multiplican por docenas. Junto a ellos está un kit de la reciente filmografía nacional.

Algunos de los artesanos que exponen en esta galería han recibido reconocimientos internacionales. Es el caso de Andrea Tello, una joyera premiada por la Unesco. Protejidos por una gruesa lamina de vidrio están los aretes, pulseras, cadenas y pendientes en forma de mariposas, colibrís, piqueros de patas azules y otros animalitos endémicos que forman parte de su última colección.

Los diseños étnicos con finos acabados -no folclóricos, como aclara Alomía- son los preferidos en la galería. Los sacos, chalinas, gorros y abrigos de alpaca diseñados por Jaqueline Muñoz ocupan casi la totalidad de la sala de moda, tejidos y accesorios.

Sombreros de paja toquilla, diminutas sillas de madera, coloridos jarrones de cerámica, cuadros de pintores… La diversidad de productos de la exhibición permanente, tiene algunos valores agregados. Uno de los que más destaca Alomía es la presentación. “El artesano que elaboró las cucharitas con concha de nácar no sabía cómo exhibirlas. Lo que hicimos fue contactarnos con otro artesano que trabaja con madera y le pedimos que elaborara unas cajas para esas artesanías. El resultado final está en el atractivo visual que tienen esos productos sobre los estantes”.

En esta galería, las salas están diseñadas para que las personas tengan espacios de encuentro. Una de ellos es la sala de negocios, que sirve para que los artesanos se reúnan con las personas interesadas en sus productos. El otro es la cafetería gourmet, una sucesión de mesas de madera protegidas por una pérgola en la que el olor a café se mezcla con el aroma del chocolate, un producto que, según Alomía, vive un nuevo boom, está vez salpicado de una tendencia gourmet. (GFF)

Tomado de: http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/la-galeria-gourmet-para-los-golosos-607291.html

Categoría: Noticias